Qué visitar en Estambul

Qué visitar en Estambul, lugares turísticos

Publicado el 4 de marzo de 2015 por claudia



BUSCAR HOTELES

Destino

Fecha de Entrada

calendar

Fecha de Salida

calendar

Estambul

La antigua Constantinopla es una bellísima ciudad llena de historia y encanto, una ciudad a medias entre dos mares, el Mar Negro y el Mar de Mármara, entre dos continentes, Europa y Asia y entre dos mundos el moderno y el tradicional, que la convierten en un lugar único y atrapante.

Estambul es la ciudad más importante de Truquía, aunque su capital es Ankara, y el principal destino turístico del país. Capital de tres imperios, romano, bizantino y otomano, tienes muchísimos lugares que visitar en Estambul y esta ciudad llena de contrastes te deslumbrará sin lugar a dudas con sus incontables atractivos.

Visitar Estambul es como adentrarse en el pasado de sus monumentos históricos, conocer la Mezquita Azul o el Palacio Topkapi, descubriendo al Imperio otomano en todo su esplendor; o visitar santa Sofía, el principal legado del Imperio bizantino. También debes experimentar la costumbre de regatear en el Gran Bazar, recorrer el estrecho de Bósforo en un crucero admirando el perfil de la ciudad, disfrutar de un típico espectáculo turco, o simplemente relajarte en un baño turco.

5 lugares que visitar en Estambul

Con tantos atractivos, es difícil elegir qué visitar en Estambul, pero te ofrecemos información sobre cinco de los lugares turísticos imprescindibles durante tu visita a esta maravillosa ciudad.

1. Mezquita Azul

mezquita Azul Estambul

Icónica y majestuosa, la Mezquita Azul es uno de los monumentos más famosos de Estambul y uno de los lugares que no puedes perderte. Conocida también como Sultanahmet Camii, esta gigantesca mezquita se ubica frente a la iglesia de Santa Sofía, separadas por la plaza de Sultanahmet.

Inaugurada en 1616, aunque la construcción no estaba todavía finalizada, la mezquita fue encargo del sultán Ahmed I. Su diseño combina elementos de la iglesia bizantina y la mezquita otomana, con exteriores acabados en piedra y mármol, y fachada principal al hipódromo. La cubierta se resolvió por un sistema de cúpulas y semicúpulas superpuestas, rematadas por una gran cúpula central de 43 metros de altura y 23,5 metros de diámetro. El patio es casi tan grande como la mezquita y cuenta con una pequeña fuente central de forma hexagonal.

El interior está recubierto por más de 20.000 azulejos fabricados a mano, con diversos diseños florales y vegetales. Llaman la atención las enormes lámparas ubicadas a muy poca altura, que facilitan la sustitución de los cirios consumidos. La iluminación interior es predominantemente natural y crea una atmósfera de recogimiento y paz.

La mezquita es utilizada todavía para ceremonias religiosas y la entrada es totalmente gratuita. Recuerda siempre observar las normas en la vestimenta y costumbres sobre abluciones y espacios destinados a las mujeres, aunque la tolerancia es mucho mayor que en cualquier otra ciudad islámica.

2. Iglesia de Santa Sofía

Santa Sofia Estambul

Sin lugar a dudas, Santa Sofía es el símbolo por excelencia de Estambul y un testimonio de su historia cambiante. Ubicada frente a la Mezquita Azul, Santa Sofía fue originalmente una iglesia católica construida en el año 532 por encargo del emperador Justiniano, para sustituir a la anterior basílica que fuera destruida por el fuego.

Santa Sofía fue convertida en mezquita en 1453 y a partir de 1935, fue reconvertida en museo. Con casi 1.500 años de antigüedad, Santa Sofía es el monumento mejor preservado de Estambul y una visita obligada en tu viaje a la ciudad. En su construcción se utilizaron columnas provenientes del Templo de Artemisa en Éfeso, piedras de Egipto, mármol verde de Tesalia, piedra amarilla de Siria y piedra negra del Bósforo.

El diseño de cúpula expansiva de gran tamaño, representó un gran desafío para los arquitectos, que debieron idear la forma de sostener una cúpula de 31,87 metros de diámetro a 56,6 metros de altura sin utilizar un tambor de apoyo. Los minaretes provienen de la época otomana, así como también los contrafuertes.

3. Palacio Topkapi

palacio Topkapi Estabul

Este palacio de gran importancia histórica, fue residencia de los emperadores otomanos hasta que se construyó el Palacio Dolmabahce. Uno de los sectores más interesantes del palacio es su harén, compuesto por cuatro edificios.

El palacio está formado por un conjunto de pequeños edificios rodeados por cuatro patios, en estilo tradicional turco y rodeado por una muralla bizantina. Quizás el elemento más deslumbrante del palacio es su tesoro, uno de los mayores del mundo, conformado por joyas, botines de guerra o herencias y que se expone en cuatro salas.

4. Basílica Cisterna

Basilica cisterna Estambul

Uno de los monumentos más sorprendentes de Estambul es la Basílica Cisterna, una sala subterránea ubicada al sudoeste de Santa Sofía y que servía como depósito de agua de la ciudad para épocas de sequía o sitio enemigo. Construida por mandato del emperador Justiniano en el año 527, originalmente contaba con una capilla erigida sobre la cisterna.

Resulta asombroso descender al recinto y caminar por las pasarelas observando las 336 enormes columnas de mármol de 10 metros de altura erigidas sobre el agua, que se extienden por una superficie de 140 metros de largo, por 70 metros de ancho. También podrás observar las diversas esculturas que se ubicaron dentro de la cisterna, donde sobresalen las cabezas de Medusa. La cisterna se mantiene en perfectas condiciones y ha sido restaurada en varias oportunidades para lograrlo. Las visitas son de miércoles a lunes, de 09:00 a 18:30 horas y la entrada es muy económica.

5. El Gran Bazar

gran Bazar Estambul

Si quieres conocer la vida en Estambul, no puedes irte de la ciudad sin conocer el Gran Bazar, el mayor mercado de la ciudad y uno de los más viejos del mundo. Allí podrás encontrar un sinfín de coloridas mercaderías distribuidas en puestos donde el regateo es la forma normal de comprar.

Este gigantesco mercado de más de 45.000 metros cuadrados, cuenta con casi 30.000 puestos donde puedes adquirir toda clase de productos tradicionales, desde lámparas, chilabas, calzado, alfombras, pinturas, joyas, alimentos típicos, especias y toda clase de mercaderías. No solo turistas acuden al Gran Bazar, sino que es el lugar de compras tradicional para locales, con una afluencia de público que ronda el medio millón de personas diarias.

Para orientarte dentro de este enorme y ruidoso laberinto, puedes tomar como referencia sus calles, ya que llevan el nombre de las mercaderías que en ellas se venden. Los aromas, colores, texturas y el ambiente del mercado, resultan una de las experiencias más fascinantes que tendrás en tu viaje a Estambul.

Temas: Estambul, Europa, Turquía

Aún no hay comentarios, se el primero!

Dejar un nuevo comentario