Moray

Moray en Cusco, misterioso legado de los incas

Publicado el 12 de febrero de 2015 por claudia



BUSCAR HOTELES

Destino

Fecha de Entrada

calendar

Fecha de Salida

calendar

estructura-moray-cusco

Cusco es una región rica en yacimientos arqueológicos, aunque para el mundo solo sea visible Machu Picchu. Entre los varios testimonios situados en la zona, Moray es uno de los más herméticos para desentrañar sus secretos.

Ubicado a 38 kilómetros al noroeste de Cusco y a 7 kilómetros de la ciudad de Maras, dentro del Valle Sagrado de los incas, todavía hoy no se sabe qué uso tenía, aunque se conoce que estaba vinculado al cultivo.

Este yacimiento arqueológico parece haber estado dedicado a la investigación agrícola, y está compuesto por cuatro estructuras circulares divididas en gradas o andenes concéntricos, excavados en la montaña.

Estas estructuras pudieron construirse como recintos donde investigar los cultivos a diferentes alturas, para lo cual se crearon andenes donde se producen microclimas diferentes en cada uno de ellos. Los andenes circulares ubicados en el fondo de cada estructura cuentan con mayor temperatura, la cual se va reduciendo en cada nivel hasta el exterior.

Las teorías atribuyen la creación de estas estructuras a la investigación de la producción agrícola en las diferentes zonas del Valle del Urubamba y del Tahuantinsuyo. Algunos historiadores creen que Moray albergaba algunos cultivos que resultaban especiales para los incas.

Más allá de teorías y conjeturas, el complejo resulta de una gran belleza y un lugar donde se respira la calma, además de contar con vistas panorámicas espectaculares del valle. Es tradicional que en el mes de octubre los pobladores de los alrededores lleguen hasta Moray para celebrar el Moray Raymi, la Fiesta del Sol, donde se ejecutan danzas folclóricas vinculadas al trabajo agropecuario, la tierra y los productos.

Fotos de Moray

Cómo llegar a Moray

Temas: América del Sur, Cusco, Perú, Sitios históricos

Aún no hay comentarios, se el primero!

Dejar un nuevo comentario