Castillo Nijo

Castillo Nijo en Kioto, joya del período Edo

Publicado el 21 de noviembre de 2014 por claudia



BUSCAR HOTELES

Destino

Fecha de Entrada

calendar

Fecha de Salida

calendar

acceso-castillo-nijo-kioto

Situado en el centro mismo de Kioto el Castillo Nijo o Nijo-jo, como se lo conoce en japonés, fue la residencia del shogun Tokugawa Ieyasu. Construido en el año 1603, durante el gobierno del primer Shogun del período Edo, este castillo tiene una particularidad, sus pisos crujen siempre al pisarlos, sin importar que tan delicado se intente ser. Este efecto no es casual, sino muy bien planeado, ya que alertaba a los guardias del shogun sobre cualquier intruso. El crujido de las tablas es conocido como “el canto del ruiseñor”.

Desde 1867, cuando el shogunato fue abolido, el castillo ofició como palacio imperial hasta que fue donado a la ciudad abriéndose al público.

El acceso principal al castillo se encuentra sobre el lado este, donde se ubica la puerta de Karamon, que conduce hasta la entrada del palacio Ninomaru (que significa segundo círculo de defensa), que alojaba al shogun y sus oficinas en sus estancias en Kioto.

En las salas de tatami del palacio Ninomaru están los suelos de ruiseñor poseen puertas y techos correderos decorados en estilo japonés. El jardín de estilo tradicional japonés antiguamente albergaba al palacio Honmaru y un antiguo torreón destruido durante un incendio en el siglo XVIII.

Los jardines que rodean a los palacios están poblados de cerezos que conforman un paisaje de ensueño en la época de floración. También hay arces y ginko, que toman colores increíbles en el otoño, conformando un espectáculo visual.

El Castillo Nijo es uno de los 17 monumentos históricos de Kioto que integran el Patrimonio de la Humanidad. Permanece abierto todos los días excepto martes, entre las 09:00 y las 17:00 horas. La entrada cuesta alrededor de 600 yenes.

Fotos de Castillo Nijo

Cómo llegar a Castillo Nijo

Temas: Asia, Japón, Kioto

Aún no hay comentarios, se el primero!

Dejar un nuevo comentario