Qué hacer en Praga

5 cosas que hacer en Praga

Publicado el 2 de marzo de 2015 por claudia



BUSCAR HOTELES

Destino

Fecha de Entrada

calendar

Fecha de Salida

calendar

praga

La Ciudad de las cien torres, como se la conoce a Praga, es una de las más hermosas ciudades del mundo y un destino turístico que no te puedes perder por sus tesoros arquitectónicos, y por ser, además de la capital de República Checa, la capital de la región de Bohemia.

Recorrer sus calles es como sumergirse en un sueño donde las incontables torres coronan la ciudad. Sus calles de ambiente medieval parecen conducirnos en un viaje en el tiempo, lo que justifica sobradamente su inclusión dentro del Patrimonio de la Humanidad. Sus encantadores barrios, cada uno con su propia personalidad, los puentes que atraviesan el Moldava, donde destaca el Puente de Carlos, por la incomparable belleza de su estilo gótico.

Cosmopolita, histórica y moderna a la vez, Praga es el principal destino turístico de República Checa y ofrece incontables atractivos. Son muchas las cosas que tienes para hacer en Praga, ya sea en un viaje de un día, una escapada de fin de semana o en una estadía más larga. Resultan imprescindibles monumentos como el Reloj Astronómico, el Barrio Judío, la preciosa iglesia barroca de San Nicolás, el barrio de Malá Strana, entre tantas cosas que hacer en Praga durante tus vacaciones.

1. Visitar el Clementinum

clementinum Praga

Originado como colegio jesuita y posteriormente universidad, el Clementinum es el segundo complejo arquitectónico en tamaño, después del Castillo de Praga. La historia del Clementinum comienza con la antigua iglesia de San Clemente, ocupada por los dominicos para su monasterio, que posteriormente fue vendido a los jesuitas en 1556.

Durante casi 200 años, los jesuitas se abocaron a la ampliación del edificio. El complejo alberga la Biblioteca Nacional, diseñada en estilo barroco y la visita se completa con la recorrida por la Capilla de los Espejos y la Torre Astronómica.

El Clementinum también ofrece conciertos de música clásica y órgano. La Capilla delos Espejos está recubierta por decenas de espejos y pinturas, además del órgano original del siglo XVIII, donde tocara Wolfgang Amadeus Mozart.

La Torre Astronómica fue empleada inicialmente como mirador, pero a partir del siglo XVIII, se convirtió en observatorio astronómico. La torre tiene una altura de 68 metros y ofrece una vista panorámica de 360 grados, del centro histórico. Las visitas guiadas son en inglés.

2. Deslumbrarte con la Iglesia de Nuestra Señora de Tyn

iglesia de Tyn Praga

Aunque su fachada no puede verse completa desde la Plaza de la Ciudad Vieja, esta iglesia domina completamente la visión de la plaza desde el siglo X. Sus bellísimas torres de estilo gótico constituyen una de las postales más características de Praga.

El edificio de la iglesia se ubicaba en un patio, por lo cual quedó relegado y de allí su nombre, que significa “acorralado”. La belleza de su decoración interior está en consonancia con la exterior. La iglesia solo puede visitarse en horario de misa.

3. Descubrir el Callejón del Oro

calle del oro Praga

Esta preciosa callecita está ubicada dentro del Castillo de Praga y su nombre proviene de los orfebres que la habitaban en el siglo XVII. Las casas fueron construidas sobre los muros del castillo para albergar a los 24 guardias, durante el siglo XVI, pero posteriormente fueron ocupadas por los orfebres, quienes modificaron su aspecto.

Durante el siglo XIX, las casas fueron ocupadas por delincuentes y mendigos, que fueron desalojados en el siglo XX. Las casitas se convirtieron entonces en pequeñas y coloridas tiendas de marionetas, cristales, armaduras y armas medievales, entre otros productos tradicionales.

Tal vez el punto más interesante de esta calle, sea la casa que ocupa el número 22, donde vivió entre 1916 y 1917, Franz Kafka, uno de los mayores escritores del siglo XX.

4. Pasear por la Plaza de Wenceslao

plaza Wenceslao Praga

La Plaza de Wenceslao se ubica frente al Museo Nacional de Praga, sobre los que antiguamente era el mercado de caballos (fundado en 1348). Con 750 metros de largo y 60 de ancho, esta plaza está rodeada principalmente por hoteles, tiendas de moda y restaurantes. Es recomendable visitar la plaza durante el día, ya que por la noche el ambiente no suele ser muy amigable.

5. Conocer el Cementerio judío de Praga

cementerio judio Praga

Ubicado en Josefov, el Cementerio judío de Praga fue por más de 300 años, el único sitio donde se permitía enterrar a los judíos en Praga. Creado en 1439, este cementerio se mantiene intacto. La falta de espacio obligó a sepultar los cuerpos apilados unos sobre otros, por lo que las más de 12.000 lápidas, albergan a más de 100.000 personas de acuerdo con las estimaciones.

La entrada al cementerio tiene un costo, pero no es necesario hacer fila, es preferible comprar la entrada en cualquier sinagoga y entrar directamente. La vista de la sucesión interminable de lápidas constituye una visión sobrecogedora y uno de los lugares que no debes perderte en tu recorrida de Praga.

Temas: Europa, Praga, República Checa

Aún no hay comentarios, se el primero!

Dejar un nuevo comentario