Qué hacer en Amán

10 cosas que hacer en Amán

Publicado el 13 de octubre de 2014 por claudia



BUSCAR HOTELES

Destino

Fecha de Entrada

calendar

Fecha de Salida

calendar

que-hacer-en-jordania

Heredera del Reino Hachemita, Jordania es una joya poco conocida por el turismo masificado, pero encierra tesoros que vale la pena conocer. Su capital Amán es más urbana que otras capitales de Oriente Medio, pero conserva todo el encanto tradicional.

Aunque es una ciudad pequeña, tienes mucho que hacer en Amán, polo financiero del país desde la antigüedad por haber sido tradicionalmente ruta comercial entre Oriente Medio, Asia y Europa.

Erigida sobre una antigua ciudad romana, Amán está rodeada por sitios históricos que debes conocer. Siendo un destino poco solicitado, puedes obtener viajes económicos a la ciudad y es sencillo encontrar alojamiento.

1. Ir a la playa en Amán

playa-de-amman

Aunque Amán no tiene costas, se encuentra a 38 kilómetros del Mar Muerto y visitar sus playas es una experiencia diferente. Resulta muy divertido experimentar el efecto de las aguas altamente salinas del Mar Muerto, donde es muy difícil hundirse. En el mismo lugar puedes recoger el barro marino que resulta un excelente tratamiento para la piel.

Y para cerrar el día, no te pierdas las puestas de sol espectaculares sobre el mar. Eso sí, debes tener en cuenta que las mejores playas pertenecen a los hoteles y si vas a una playa pública, la favorita de los turistas es Amman Beach, porque cuenta con servicios y duchas para quitarte la salinidad de la piel. Te aconsejamos recato en el vestir pues las jordanas no usan biquini y podría llegar a ser molesto.

2. Comprar en el Zoco de Amán

zoco-de-amman
El zoco es uno de los paseos más populares en Amán. Este tradicional mercado se distribuye de acuerdo al tipo de productos y puedes encontrar desde alimentos hasta calzado, muebles y vestimenta. Está ubicado en el centro histórico de la ciudad y representa una oportunidad imperdible de vivir las costumbres y cultura local en medio de las muchedumbres, los cánticos de los vendedores y el colorido de la mercadería tradicional.

3. Comer en la pastelería Habibah

pasteleria-habibah

Esta pastelería ubicada frente al Teatro Romano, es una tentación para los amantes de los dulces. Desde los típicos pastelitos de hojaldre con frutos secos y miel que se venden en latas como las de galletitas, que puedes pedir surtidos en diferentes tamaños, que van de 7 a 15 euros. Hasta la tradicional Kinafa caliente, un postre característico jordano, con bizcocho mojado en miel, queso de cabra y pistachos. Una delicia que puedes acompañar con té para mitigar un poco el dulce.

4. Visitar la Reserva Natural Shawmari

reserva-shawmari

Esta reserva de más de 22 kilómetros cuadrados, está dedicada a la conservación de los animales más típicos de Jordania. Esta reserva forma parte de la Reserva Natural de al-Azraq y guarda al Orix de Arabia, una especie en peligro de extinción. También alberga otras especies como gacelas, asnos salvajes avestruces y animales en peligro. También dispone de una gran variedad de plantas desérticas que sirven como alimento para los animales residentes.

La entrada a la reserva incluye el tour con guía en inglés. La reserva cuenta con una pequeña tienda de suvenires y mapas, además de un Museo Interactivo donde se recibe información sobre la reserva. Además cuenta con una zona de picnic, un parque infantil y un mirador.

5. Tomar una excursión hasta Petra

petra

Excavada en la pared rocosa de un acantilado, Petra fue la capital nabatea desde el siglo II antes de Cristo. Hoy está considerada como una de las joyas arquitectónicas de la humanidad e integrada al Patrimonio de UNESCO.

Esta maravillosa ciudad permaneció olvidada durante más de mil años, para ser redescubierta en 1812, cuando se convierte en hogar de muchas familias beduinas. Aunque llegan miles de turistas a diario, las ruinas están bastante alejadas unas de otras, por lo que podrás recorrerlas con tranquilidad, sin aglomeraciones. Si deseas conocerla a fondo, necesitarás un par de días para disfrutarla. La ciudad está emplazada dentro de un cañón profundo y solo se puede acceder por un desfiladero estrecho y serpenteante.

Los edificios fueron esculpidos directamente en la roca arenisca, la cual varía sus tonos. El conjunto consta de 800 monumentos tallados, incluyendo el Khazneh, la primera construcción a la salida del desfiladero. El edificio más alejado es el Monasterio, al cual debes acceder por una escalinata de casi 900 peldaños. Desde el templo podrás contemplar el complejo y los valles que lo rodean. Otros edificios remarcables son el templo de los Leones alados y el anfiteatro para 800 espectadores.

6. Visitar la Makan art space

makan-house

Esta galería de arte aglutina a una inmensa variedad de artistas jóvenes de la región. También dispone de una residencia para aquellos que deseen participar de los talleres y alojarse en la galería. Ubicada en un pintoresco edificio de uno de los barrios más bonitos de la ciudad, Makan es una visita obligada para los amantes del arte y la cultura.

7. Conocer la Ciudadela de Amán

ciudadela-aman

Emplazada en la colina más alta de las siete que sirven de base a Amán, la Ciudadela alberga una parte importante de la historia de la ciudad que incluye el templo de Herodes, el palacio Omeya con su cúpula característica y el templo de Hércules, además de ofrecer una insuperable vista panorámica de la ciudad.

8. Recorrer los castillos del desierto

castillos-del-desierto

La dinastía Omeya erigió una serie de castillos en el siglo VII, construidos en el desierto, al este de Amán. Algunos de estos castillos se edificaron sobre restos de construcciones romanas y otros son netamente nabateos. Para recorrerlos puedes contratar una excursión guiada, que puede ser en un día, si solo visitas los castillos más importantes o de dos días para recorrerlos todos.

Los principales castillos del recorrido son: Qasr al-Hallabat es un complejo muy grande, que contiene además un complejo termal, Hamman As-Sarah. También el castillo Qasr al-Azraq aj-Janubi, donde se apostara Lawrence de Arabia durante la campaña. Además de los castillos Harranah y Amra, del cual solo restan las termas.

9. Conocer el Teatro romano

teatro-romano

Construido durante el Imperio romano, es el mayor teatro romano de oriente. Incluye un museo que alberga una colección de trajes y exhibe testimonios de las costumbres locales.

10. Visitar Wild Jordan Center Cafe

wild-jordan-center-cafe

Este impactante edificio autosostenible en Jabal Amán, fue diseñado por el arquitecto Amar Khammash. Dedicado a la preservación del patrimonio natural jordano, el edificio brinda información a los visitantes, además de alojamiento alternativo a quienes deseen hospedarse de forma sencilla.

El café ofrece un menú saludable elaborado con productos provenientes de las reservas y cuenta con una terraza flotante con excelente vista panorámica. Es un lugar muy concurrido todo el día, aunque el horario de mayor asistencia es por las noches.

Temas: Amán, Jordania, Oriente Medio

Aún no hay comentarios, se el primero!

Dejar un nuevo comentario